jueves, 15 de noviembre de 2012

LOS ALJIBES GANADEROS

Aljibe Ganadero de bóveda de Cañón en Rambla de Castro de Filabres.
Como todo el mundo sabe el aljibe es un depósito destinado a guardar agua  procedente de la lluvia. El origen de esta denominación viene del árabe hispano (algúbb).

Estas construcciones son típicas en zonas propias de escasez de agua y de climas áridos, y es por eso que podemos encontrarlo sobre todo en el sudeste español (Almería, Granada y Murcia). Y dentro de la provincia de Almería en las zonas del campo de Dalias, Níjar, Tabernas y Filabres. 

Es por tanto  un elemento muy característico en el paisaje Almeriense y  es sin duda una de las construcciones tradicionales que muestra y representa la adaptación del habitante de estos territorios  al medio. Una lucha constante por conseguir, captar y almacenar ese elemento indispensable para la vida: El Agua.

Los Aljibes podemos clasificarlos  según la forma y según su función. Según la forma tenemos los "de bóveda de cañón" que tal y como se señala en el esquema, son de planta rectangular y  se cierran mediante una cubierta de este tipo de bóveda, y "los tanques",  los cuales son cerrados mediante  cúpulas.

Por otro lado podemos   clasificarlos según su función, obteniendo la siguiente clasificación:
- Domésticos,  situados en el interior de la vivienda, que captan el agua de los terrados.
- Agropecuarios, situados cerca de la vivienda y que abastecen a la casa y a los animales.
Ganaderos, de grandes dimensiones, situados en las cañadas, vías pecuarias y en las llanuras.
- Militares, en el interior de fortificaciones y castillos, como ocurre en el castillo de Velefique.
- Mineros, de gran capacidad, construidos  a finales del siglo pasado con el auge de la minería almeriense
- De abastecimiento urbano, que funcionaron como los actuales depósitos                  

Los más  destacables por su función y dimensiones son los grandes aljibes ganaderos, con capacidades de 200-300 m3, que fueron construidos junto a las rutas de los ganados trashumantes que existían entre Sierra Nevada, Sierra de Gádor y de los Filabres y la zona costera.

Estos aljibes ganaderos se ejecutaban, realizando un embalse de planta rectangular y subterráneo y cubiertos mediante una bóveda de cañón. Los aljibes árabes más antiguos se construían empleando piedras unidas con argamasa (cal grasa y arena), mientras que los más modernos eran de ladrillo. 


Las dimensiones de estos aljibes, planteaban,  un  problema constructivo: la estabilidad de la cubierta. Este problema era resuelto ejecutando  varios arcos fajones de refuerzo e incluso, a compartimentar la nave con un muro. 

Fuente: Diputación de Almería.
Por otro lado, y dada sus grandes dimensiones, existía un reto o problema añadido en este tipo de aljibes: La captación suficiente de agua para su almacenaje. Esta  cuestión quedaba  resuelta  al diversificar los elementos de captación. Para recibir más agua de escorrentía las captaciones de los aljibes se orientaban, paralelamente, a las líneas de nivel en un relieve llano, de suave inclinación, o bien en la base de cerros o pequeños promontorios o la misma cabecera de barrancos o incluso bordes y cunetas de caminos.

Tradicionalmente se ha pensado que que este tipo de captaciones y almacenaje, son heredadas de la época medievo-andalusí, pero realmente, este tipo de construcciones tienen sus raíces en periódicos prehistóricos en épocas del neolítico tardío y de la edad del bronce, como así lo demuestran los restos de depósitos en yacimientos pertenecientes a la cultura Argárica y Millares, y los aljibes y sistemas de captación encontrados en el poblado de Terrera Ventura de Tabernas. Aunque si es cierto que  su gran desarrollo y expansión por el territorio fue en el periodo medieval, debido a la importancia en esta época de   la ganadería y trashumancia.

Desde mediados del siglo XX, estos aljibes no se utilizan, y a pesar de su abandono se mantienen en general en buenas condiciones. Y aunque en la actualidad siguen    siendo  reclamados   por algunos pastores que se resisten a perder el derecho de paso y aguada, el recuperarlos será tarea difícil, quedando por tanto sentenciados  al deterioro paulatino y al  enterramiento y desaparición de este elemento etnográfico con D.N.I. almeriense y al olvido y desconocimiento  de nuestra  cultura hidráulica tradicional.

Parte delantera Aljibe Ganadero en Rambla de Castro de Filabres.

Interior Aljibe Rambla de Castro de Filabres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada